Nota #FF0000

Las viejas prácticas de la nota roja han mutado a los medios digitales donde supuestamente los millenials y generaciones subsecuentes aseguran estar en contra de la desinformación y la propagación tendenciosa, pero cuando se dan cuenta del poder económico generado por el morbo de las audiencias en automático olvidan su “idealismo” y se vuelven reposteadores (propagadores) de notas que nuestra atención capta instintivamente por el nivel de odio bajo sus titulares y el resentimiento anidado en el pensamiento colectivo. Sí, hay que reconocerlo. Es más fácil engancharse con publicaciones de odio escondidas bajo la bandera de la libertad de expresión.
Ponemos mayor atención a compartir notas (en ocasiones sin sustento periodístico o científico) de lo que es preferible erradicar en lugar de divulgar información desde la trinchera de la paz y los datos basados en la corroboración, lo que sería más funcional para un verdadero cambio. Al hacerlo así se torna aburrido y no vende.
Se piensa que exhibiendo el problema y a sus actores, éste disminuye, sin pensar que los aludidos lejos están de cambiar sus ejes de pensamiento y/o sus prácticas y muchas veces las víctimas necesitan otro tipo de solución más apegada a la discreción y el respeto a la privacidad.
¿Para eso se ha peleado tanto por la libertad de expresión?
Es posible que los verdaderos actos de justicia lejos estén de ser publicados en redes y viralizados como las notas recicladas por todos los medios y bloggers inundados de odio y tendencia a la polarización. Es más el libertinaje de expresión sin la responsabilidad suficiente para prever los daños colaterales que puedan ocasionar.
redsq
Anuncios

¿Qué es el presente?

¿Qué es para mi el presente?

La falta de tus besos.

La falta de tus textos cada día por la mañana.

Viajar solo en el auto por la noche, sin recibir ese reproche por no tomarte de la mano y no besarte al detenernos en la luz roja.

Es no tener el abrazo eterno para soñar con que volamos por donde siempre hemos querido.

Es despertar sin ver tus ojos diminutos y hermosos, que a la luz del día apenas logran entre abrirse para luego rasgarse nuevamente en consonancia con el amanecer de tu sonrisa perfecta.

Es haber perdido de vista el arcoíris que prevalecía entre el mundo gris donde nos conocimos.

Es no escuchar tu voz tan cerca, al oído, susurrando lo que tanto había deseado. Retumbando con reacciones electrizantes por todo mi cuerpo.

Es no dormir en tu regazo o recorrer con las yemas de mis dedos, suavemente, tu cabello hasta llegar a la punta.

Eso es el presente.

Es todo eso y más lo que falta y que no es necesario mencionarlo. Falta.

Eso es el presente.

Cortometraje escrito y dirigido por Gerardo P. Bahena.
Con Axel Garmes, Petra Ferlan, Claudia Bernal y Mayra Hermosillo.
© 2015 Drareg Films

 

[extractos] Jorge Drexler en ’12 segundos de oscuridad’.

Las etapas de mi vida, como si fuesen películas, quedan marcadas por un una banda sonora o soundtrack.

“12 segundos de oscuridad” de Jorge Drexler me ha acompañado durante un largo proceso. Creo que ha valido la identificación con la mayoría de las letras, pero sobre todo hacer parte de uno las moralejas, en lugar de toda una terapia psicológica.

Este es un extracto de frases que llevo grabadas en la mente. Ojalá puedas escuchar el disco entero.

12 Segundos de Oscuridad

  • “Un faro quieto nada sería. Guía mientras no deje de girar. No es la luz, lo que importa en verdad son los 12 segundos de oscuridad para que se vea desde alta mar. De poco le sirve al navegante que no sepa esperar. Pie detrás de pie, no hay otra manera de caminar…”

 

La vida es más compleja de lo que parece

  • “Mejor o peor, cada cual seguirá su camino. Cuánto te quise, quizás seguiras sin saberlo. Lo que dolería por siempre ya se desvanece. La vida es más compleja de lo que parece”

 

Transoceanica

  • “Y uno no recuerda hasta qué punto nació para eso, ni todo el amor al que puede tener acceso…”

 

El otro engranaje

  • “Tan complicados los simples mortales y tan fácil saber qué se traen entre manos…”

La infidelidad en la era de la informática

  • “Y en esa espiral la lógica duerme, lo atávico al fin sale del reposo; Y no hay contraseña, prudencia, ni pin, que aguante el embate de un cracker celoso. Y la obsesión desencripta lo críptico, viola lo mágico, vence a la máquina y tarde o temprano nada es secreto en los vericuetos de la informática…”

 

Hermana duda

  • “No me mal interpreten, no estoy quejándome. Soy jardinero de mis dilemas.”

 

Soledad

  • “Ya pasó, ya he dejado que se empañe la ilusión de que vivir es indoloro. Qué raro que seas tú quien me acompañe, Soledad, a mi nunca supe bien cómo estar solo.”

 

Sanar

  • Y nadie sabe por qué un día el amor nace, ni sabe nadie por qué muere el amor un día. Y nadie nace sabiendo, que morir también es ley de vida”

 

El fuego y el combustible

  • “Tomo el dolor, tomo el punzón de los celos. Lo dejo arder en la llama. Y un día, tal vez, saldrán de mi. Y esta canción que se disipa en el viento como señales de humo busca un cielo en que la leas tú. Y en uno más de los mundos posibles habremos sido el fuego y el combustible. “